0

Publicidad

Líderes religiosos abrazan la ciencia para discriminar y la rechazan cuando no conviene

Líderes religiosos abrazan la ciencia para discriminar y la rechazan cuando no conviene
(Ultima Actulización en: sábado, 22 de junio de 2019)

Comparta con:


Muchos conocen que soy hijo biológico del líder espiritual de una de las iglesias más conservadoras fundada en Puerto Rico hace más de 71 años, con templos en Nueva York, distintas ciudades de los Estados Unidos de Norte América, República Dominicana, Colombia, Venezuela, México, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Canadá, Curacao y Ecuador. Sin embargo, aunque no me permitieron continuar siendo miembro de dicha congregación cuando cumplí los veintitrés años de edad y les hice saber que no estaba de acuerdo con su doctrina (pues en esa religión no se permite tener tu propio criterio, si piensas diferente eres un adversario), eso no me destruyó, aun cuando tuve que comenzar desde cero, pues perdí a mis amigos de infancia, a mi familia que eran miembros de dicha religión y al único círculo social que conocía hasta ese momento, pues no tan solamente fui criado en dicha doctrina, sino que también estudié música desde los 6 años de edad en la banda de ellos, me gradué de escuela superior en su colegio y trabajé siempre en sus negocios, así que simplemente ese era mi mundo.

Una vez que ya estuve fuera de ese mundo y me enfrenté al verdadero, ahí fue que descubrí que yo era gay. Aunque debo admitir que siempre en mi interior lo supe y mi familia también, pues cuando niño a veces me ponía los zapatos de mi madre, siempre fui bien delicado, en el colegio siempre fui más a fin con las chicas que con los chicos y siempre en mi interior tenía esa inclinación, de que me atraían los varones, pero de todas formas no podía ser totalmente feliz pues estaba auto-reprimido precisamente por el adoctrinamiento.

Ya en el mundo real, siempre luché por mis sueños, metas, trabajé duro, estudié, creé muchísimas empresas y me dediqué a cultivarme y crecer. Aunque ya sabía quién yo era, eso nunca me detuvo para salir adelante. Siempre luché por mis derechos como persona abiertamente homosexual y jamás permití que el lugar donde nací y los supuestos valores que trataron de imponerme hicieran que me avergonzara de quien soy o fuera hipócrita con la sociedad ni conmigo mismo. Ser honesto conmigo mismo y con la gente que quería estar a mi alrededor y ser parte de mi vida, me ayudó a vencer los miedos y cuando vencí esos miedos ya ningún otro tipo de miedo podía anteponerse a mis luchas, planes y objetivos. Mis experiencias de vida me enseñaron también que los valores aprendidos en la religión y de la familia no siempre son los correctos. Pues, en algunos países y religiones, por ejemplo, dentro de sus valores está el que un hombre de mediana edad puede casarse con una niña de catorce años de edad y/o tener múltiples esposas. Sin embargo para muchos de nosotros eso no es un valor aceptable. Por tal razón, los valores aprendidos no son los que nos hacen buenas personas, lo que nos hace buenos seres humanos es que nos hayan enseñado el respecto por los demás seres vivientes, no importa su color, raza, sexo, religión, ideología política, clase social y que nos hayan enseñado también a respetar la diversidad, a respetarnos a nosotros mismos y al medio ambiente. De esa raíz vienen todos los demás sentimientos que nos hacen entender y crear una conciencia de qué es lo bueno y lo malo y escoger qué camino queremos recorrer, porque por supuesto, existen los seres que aun sabiendo qué es lo bueno y qué es lo malo, deciden escoger el mal camino.

Por eso, siempre, desde mi posición, además de luchar por mis derechos, he luchado por los derechos de la comunidad LGTTBQ y me he expresado, más sin embargo, jamás he permitido que ello me defina, pues ante todo siempre he tenido claro que soy simplemente un ser humano, que todos somos diferentes, pero somos iguales y que tenemos que respetar la diversidad, pero a la misma vez la equidad.

Bueno, después de darles un paseo por mi trasfondo para que conozcan las experiencias que me han formado y moldeado física, espiritual, psicológica, intelectual y emocionalmente, ahora para ir al grano, la razón por la que escribo esta columna de hoy es porque en estos días vi una publicación en Facebook y precisamente era de un líder religioso importante en Puerto Rico. Dicha publicación contenía un artículo transmitido por una de esas revistitas religiosas digitales que no voy a mencionar y el título decía, y cito textualmente: “Rechazar la ideología de género no es homofobia, sino biología”. En ese momento en que leí dicho titular, de inmediato recordé todo el adoctrinamiento que me enseñaron desde que tuve uso de la razón, los textos bíblicos desde Génesis hasta Apocalipsis, las predicaciones y toda la ideología que en las iglesias nos suelen imponer acerca de que lo correcto es el Creacionismo y que la Teoría de la Evolución de Charles Darwin es una obra del diablo para desviarnos de la verdad acerca de lo que la biblia nos enseña en relación a que el mundo fue creado por Dios en seis días y el séptimo día descansó.

Además, los que hemos sido criados en las diversas religiones debemos recordar que en la biblia, específicamente en el Génesis, se habla claramente que Dios creó el árbol de vida, que estaba en el centro del Edén y el árbol de la ciencia del cual le fue prohibido al hombre comer y cito textualmente: “mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17 Reina-Valera 1960).

Por tal razón, algunos religiosos fundamentalistas se contradicen, pues abrazan la ciencia para discriminar a la comunidad LGTTBQ, sin embargo en sus doctrinas enseñan que el hombre falló a Dios cuando comió del árbol de la ciencia. Entonces, qué credibilidad tienen dichos líderes religiosos, cuando sin pensar publican en Facebook y en otras redes sociales cosas que van en contra de sus propias predicaciones y doctrinas.

Yo en lo personal, agradezco al gobernador Ricardo Rosselló por haber retirado el proyecto de libertad religiosa, pues era uno que estoy seguro que se utilizaría para discriminar contra la comunidad LGTTBQ y negarle hasta servicios indispensables. Si un líder religioso (que llega a las masas y el pueblo lo escucha por su posición privilegiada) se atreve a publicar un titular que indica que “Rechazar la ideología de género no es homofobia, sino biología”, no me imagino cómo sería el discrimen y la propagación del odio si se hubiese aprobado el proyecto de libertad religiosa.

Mi trayectoria de vida y precisamente todo lo que pude aprender de primera mano desde mi niñez hasta que a mis 23 años tuve que dejar la religión de mi padre biológico, es lo que me hizo aprender, conocer y entender por convicción que el TodoPoderoso no está en iglesias de cemento ni de madera, que existen los falsos profetas, los lobos disfrazados de ovejas, los mercaderes del templo y que ese Ser Supremo está con nosotros y en nosotros, no importa si somos miembros de una religión o no lo somos. Lo importante es amar al Ser Supremo sobre todas las cosas (no importa con qué nombre lo hayamos conocido: Cristo, Jehová, Alá, etc.) y al prójimo como a nosotros mismos. Nuestras buenas obras, nuestro día a día y nuestro respeto a todos los seres humanos, con su diversidad (como el mismo Dios otorga el libre albedrío) es lo que realmente nos define como amantes del Omnipotente o farsantes. Yo no respeto a ningún ser humano (sea líder religioso o no lo sea, se proclame ferviente en la fe o no) si en dicho ser encuentro que no hay amor ni respeto por los demás seres humanos y por la diversidad. Por mi parte jamás otorgaré respeto, admiración ni seré seguidor ni aliado de ningún ser humano que no respete la diversidad, pues podemos diferir, pero tenemos que respetar, podemos ser diferentes, pero tenemos que entender que tiene que haber equidad. Cuando la mayoría de los seres humanos aprendan a respetar la dignidad de los demás y a proteger los derechos que le asisten a todos los ciudadanos, entonces tendremos un mejor mundo, pues si no se respeta la dignidad ni los derechos de un ser humano, se puede llegar hasta a perderle el respeto a la vida misma.

1 Sentencia

  1. Macky Vrgs

    sábado, 22 de junio de 2019 en 4:36 pm

    Yo trato de entender su caso. No hay que ser científico de la NASA para analizar una prueba de paternidad que prueba que su padre biológico es el líder de una especie de secta machista. No puedo entender que sucede con el sistema legal de la isla. Aaron es un hombre que “fallo” por no ser un “robot”. Ahora se dice que la transición de esa “religión” ha de pasar a una mujer…a ver si ella reúne las cualidades que ellos necesitan. Como sea, yo espero ver el dia que te conviertas en socio a un 99.999% y dueño aunque para ellos no seas y jamas te reconocerán por varias razones. Total el monumento a la falta de integridad, perdón, valor y amor se lo llevan del saque.

Usted debe iniciar sesión para publicar su sentencia. Iniciar Sesión

Deje una Respuesta

Conéctate con: