0

Publicidad

Todo el año es día de las madres

Todo el año es día de las madres
(Ultima Actulización en: viernes, 24 de mayo de 2019)

Comparta con:


El día de las madres, para cada ser viviente significa algo distinto. Hay quien tiene su madre viva, hay quien ya no la tiene. Hay quien nunca vivió con su madre. Hay quien tiene madre biológica y madre adoptiva. Hay quien tiene madre de crianza y en fin, cada cual tiene su historia.

Aquellos que han seguido públicamente mi historia en los medios de comunicación y han leído mis libros o por curiosidad me han buscado en Google, saben que mi vida ha tenido momentos agridulces. Sin embargo, no puedo negar que tengo varias madres y no voy a contar la historia completa pues es larga, así que el que desee profundizar en ese tema puede encontrar detalles en el ciberespacio fácilmente.

Para mí, el día de las madres se celebra todo el año, cada día. El mundo ha señalado un solo día de madres, pues todo es por comercio/la economía, lamentablemente, y eso ha hecho que muchos hijos vean o recuerden a sus madres únicamente ese día destacado en el calendario. Pero la realidad, es que para los que como yo, sabemos y aceptamos todo el trabajo que tuvo que pasar nuestra madre con nosotros para que ahora seamos quienes somos (y yo tengo más de una que puedo llamar madre) sabemos que las madres necesitan de nosotros sus hijos todos los días. Por tanto, a la hora de regalarle a ellas, sea en la ocasión que sea, deberíamos pensar qué hacían ellas en el pasado, cuando en distintas temporadas tenían que regalarnos y cómo se esforzaban para hacernos felices; al menos en mi caso, esa es mi experiencia.

Una planta viva, que ella pueda cuidar ese es un buen regalo. Pero, un arreglo floral, para mí no es un regalo que merezca una madre, a menos que acompañado al arreglo floral vengan otros detalles. No sé, para mí un arreglo floral es para una persona ya fallecida y por supuesto, hay hijos que ya no tienen a sus madres físicamente y un arreglo floral es una de las mejores opciones, aparte de tener su lugar de morada en las mejores condiciones o visitar el lugar donde se esparcieron sus cenizas, si fue cremada. Pero en el caso de que físicamente la tengamos con nosotros, mejor sería regalarle una caja de chocolates finos, o sus bombones favoritos, para que se dé un buen gustazo. Llevarlas a cenar no es un regalo adecuado para el día de las madres. Nuestras madres deberían cenar bien los 365 días del año, no un solo día. Una plancha, una lavadora, una secadora, equipo para el hogar no es un regalo para una madre. Muchas veces se les regala equipo para el hogar y esa madre aún continúa lavando y secando la ropa a sus hijos ya adultos y hasta haciéndole desayuno, almuerzo, merienda y cena a los hijos y a los nietos. Dinero en efectivo tampoco es un buen regalo… muchas veces no lo utilizan para ellas mismas y terminan utilizándolo para regalarle algo a los nietos o a nosotros mismos sus hijos. Si trabajas duro y tienes una buena profesión, tu madre debería ser una prioridad y nunca debería carecer de efectivo en su billetera.

Más que todo, un regalo a una madre debe ser amor, comprensión,  escucharla (porque a veces a los hijos se les olvida que sus madres tienen sus propias preocupaciones, anhelos, sueños y metas que tal vez en su vida no cumplieron por cuidar de sus hijos y hasta de sus nietos) y que esto sea el año entero. Muchas madres han llegado a sacrificar sus propios gustos sinnúmero de veces para vestir con lo mejor a sus hijos, aunque ellas no puedan vestirse como les gusta, calzarlos aunque ellas se tengan que abstener, educarlos de la mejor manera, brindarles la escolaridad que tal vez ellas no pudieron tener, enseñarle modales para que se desenvuelvan bien socialmente. En fin, en mi experiencia, son tantas las cosas que mis madres han hecho por mí (y digo “mis” porque he tenido más de una) que tengo que estar agradecido hasta el último día de vida que el TodoPoderoso me permita vivir. Para mí, el mejor regalo para una madre es ver cómo sus hijos se enfrentan a la vida día a día (que aunque se caigan se sepan levantar y continuar hacia adelante), ser la mejor versión de uno mismo y si se le va a regalar algo, si somos buenos hijos deberíamos conocer exactamente cuáles son sus gustos, regalarle algo que sea con amor, algo pensando en ellas, algo que las distinga, que sea duradero y que cada vez que lo vean recuerden “esto fue mi hijo quien me lo regaló”.

¡Felicidades a todas las madres!

Dedico esta nota, con amor, a mi madre biológica, las de crianza y una en especial que me ha guiado en el ámbito profesional y no me ha dejado ni en momentos dulces ni en los agrios. Gracias al TodoPoderoso por haberme dado a ustedes, las mejores madres.

Usted debe iniciar sesión para publicar su sentencia. Iniciar Sesión

Deje una Respuesta

Conéctate con: